Hay dos lunas en Marte, Fobos y Deimos. Ambos son muy pequeños, de forma irregular y tienen tonos oscuros que no tienen nada que ver con el planeta rojo. Las caras ocultas de estas lunas se asemejan a los asteroides primitivos del sistema solar exterior, una vasta área donde millones de fragmentos de todos los tamaños son desechos de la formación de nuestro sistema planetario.

Pero hay dos teorías que nos han llevado a muchos de nosotros a abrir preguntas, la primera de las cuales dice que Fobos y Deimos son en realidad fragmentos del planeta que fueron creados porque Marte golpeó otro gran cuerpo cósmico.

La segunda teoría es que dos asteroides son atraídos al planeta por la gravedad. El color de los satélites, muy similar a los tonos oscuros un asteroide de clase D, habla a favor de la teoría de detección de la gravedad. Los defensores de la teoría fragmentaria argumentan que las órbitas de Fobos y Deimos no están de acuerdo con ella.

Martes y Resultados aún Teóricos

El origen de las dos lunas de Marte, Fobos y Deimos, sigue siendo un misterio. Debido a su pequeño tamaño y forma irregular, que recuerda a los asteroides, se creía que Marte podía atraparlos, pero nadie entendía cómo podían convertirse en compañeros con órbitas casi redondas y ecuatoriales.

Según una teoría competidora, al final de su evolución, Marte se enfrentó a una enorme colisión con el protoplano. ¿Pero el por qué estos escombros luego de la colisión se convirtieron en dos pequeños satélites en lugar de una luna gigante, como la de nuestro planeta Tierra?

La posibilidad terciaria es que Fobos y Deimos se formaron simultáneamente con Marte, es decir, tienen la misma composición que su planeta, aunque su baja densidad parece contradecir esta hipótesis.

¿Qué teorías deciden entonces sobre Marte y el secreto de la Luna?

El enigma fue resuelto por dos estudios independientes: las Lunas de Marte iban a emerger de una gigantesca colisión.

En uno de estos estudios, un grupo de investigadores belgas, franceses y japoneses propuso por primera vez un escenario completo y coordinado para la creación de Fobos y Deimos, que resultaría de la colisión de Marte con el cuerpo original de tercer tamaño, 100-800 millones de años después del inicio de la formación del planeta.

Según los investigadores, los restos de esta colisión formaron un gran disco alrededor de Marte, formado por una densa parte interna del medio de fusión y una parte externa muy delgada, principalmente gas.

En la parte interna de este disco, la Luna era mil veces más grande que Fobos, que había desaparecido. Las interacciones gravitacionales causadas por esta poderosa Luna en el disco exterior parecen haber servido como catalizador para la acumulación de escombros y han llevado a la formación de lunas más pequeñas y distantes.

Unos pocos miles de años después, Marte fue rodeado por un grupo de diez pequeñas lunas y una luna gigante. Unos pocos millones de años después, cuando el disco protector se expandió.

Los efectos de la inundación de Marte trajeron la mayoría de estos satélites de vuelta al planeta, incluyendo una luna muy grande. Sólo quedan las dos lunas más lejanas, Fobos y Deimos.

Finalmente, podemos decir que hay muchos investigadores e instituciones que intentan descifrar la teoría anterior, porque Fobos y Deimos son de hecho las lunas que están conectadas o no al planeta el martes.

Es un misterio que se va resolviendo poco a poco, a medida que científicos e instituciones viajan y planifican proyectos que nos permitirán explorar más a fondo el tema y revelar la verdad sobre Marte y sus dos satélites o lunas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here