Para saber cómo afrontar la frustración de los estudiantes en el aula, es preciso saber que la frustración es una emoción que nace de la tristeza, la rabia y la impotencia.

Dicha emoción es mucho más compleja de lo que parece, pues convive con otras emociones y se hace presente en los momentos en los que no se tiene control sobre algunas situaciones.

Una buena gestión de la frustración se logra con estrategias y recursos que sirvan como solución a dicha situación. De esta manera, se puede afrontar la frustración de los estudiantes en el aula.

¿Qué hacer ante la frustración de los estudiantes en el aula?

Cuando un alumno atraviesa un momento de frustración, es importante hacerle entender que hay solución para eso que siente.

De esa manera, podrá desarrollar un pensamiento estratégico con el que podrá salir de ese mal momento.

Quizás te interese leer sobre El bullying cibernético: un peligro latente

Es preciso que reconozca el sentimiento de frustración para después relajarse, bajar la intensidad de su emoción, buscar la solución y ponerla en práctica.

En este proceso, el maestro debe estar al pie del cañón para ayudar al alumno a superar la frustración.

Con apoyo, tolerancia y comprensión, será fácil que los estudiantes superen cualquier episodio de frustración.

Esto es algo común, por lo que no se debe entrar en pánico, sino ayudar a cualquiera que pase por esa emoción para que entienda que todo pasa y mejora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *