Debido a la gran desinformación que existe, es preciso explicar que la discriminación en el aula es considerada como una manera de violencia escolar.

Se debe tener en cuenta que la razón de la discriminación en el aula puede ser muy variada, pero está mayormente ligada a la intolerancia por las diferencias entre sí.

Lo peor de toda la situación es que la mayoría de los casos de discriminación en el aula, no son denunciados; dichos casos comprenden maltrato psicológico, intelectual y emocional, cosa que provoca distintos temores, rechazos y desconocimiento.

Consecuencias

  • Deserción generada por intolerancia a la situación presentada.
  • Trastornos fisiológicos y psicológicos que son producto de la discriminación en el aula. Por ejemplo: afecciones psicosomáticas, tartamudez, depresiones, retraso en el aprendizaje, etc.

¿Los padres deben resolver este problema?

¡Por supuesto que sí! La participación de los padres es esencial para lograr solucionar el conflicto que se presente en el aula. Una buena comunicación es la clave para educar a un niño feliz.

Es importante que los padres tengan toda la información sobre los deberes y derechos de los niños, de la familia y de los educadores, así podrán encontrar la mejor solución del problema.

También se debe tener una actitud muy comprensiva para poder ayudar al niño en la parte psicológica y emocional, así sobrellevará la situación de discriminación y se sentirá mucho mejor.

Asimismo, denunciar los hechos a las autoridades puede ser muy importante para que la persona que se encuentra molestado a otros niños, tenga su merecida lección.

De interés: El bullying cibernético. ¡Clic!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *